A 81 años de su nacimiento el CNLP recuerda a Sergio Karakachoff

“Un militante no es un héroe, simplemente quiere vivir, simplemente no se conforma con aceptar que otros han decidido ya su vida, su futuro, sus módicas ambiciones y su muerte”.

Sergio Karakachoff.

El 27 de junio de 1939, nacía en nuestra ciudad, Sergio Karakachoff, orgullo de la educación pública y de la Universidad Nacional de La Plata. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Graduada “Joaquín V. González” para luego continuarlos en nuestro Colegio, donde adquirió valores democráticos que luego marcarían su carrera profesional y política.

Egresó del CNLP en el año 1957, dejando un legado que aún hoy permanece vivo: fundó y presidió el Centro de Estudiantes Democráticos del Colegio Nacional, que actualmente conocemos como el CECoN.

Leal a sus ideas, continuó sus estudios superiores en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UNLP, donde organizó el movimiento estudiantil y fue uno de los fundadores de la agrupación Radical, Franja Morada. A su egreso, en el año 1965, se dedicó al Derecho Laboral y continuó su carrera política dentro del radicalismo.

El contexto histórico convulsionado y sus convicciones lo llevaron a integrar, en el año 1975, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), donde desarrolló una intensa labor en defensa de los detenidos-desaparecidos.

El 10 de septiembre de 1976, fue secuestrado y torturado junto a su amigo y colega Domingo “Mingo” Teruggi. Al día siguiente sus cuerpos fueron encontrados sin vida al costado de la Ruta 36.

Sin embargo su memoria sigue viva aún en nuestro Colegio. La biblioteca ubicada en el Edificio Madres de Plaza de Mayo, es un espacio de memoria que alberga, además de numerosos volúmenes, las fotografías de los estudiantes del Colegio desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar. En homenaje a su incansable lucha nuestra biblioteca lleva su nombre. Sin duda, tanto en el ámbito del Colegio Nacional como en el de la Universidad Nacional de La Plata, siempre será recordado por su militancia estudiantil y por su lucha a favor de los Derechos Humanos. 

El legado de quienes pasaron por las aulas de nuestra Universidad tal vez sea su mayor capital simbólico. Los valores democráticos inseparables de la formación académica de figuras de la talla de Sergio Karakachoff constituyen hoy el faro que guía a nuestras generaciones de estudiantes a través de los tiempos.